Blogia
mientrashayaluz

El crepúsculo de los Dioses

El crepúsculo de los Dioses

El crepúsculo de los Dioses, es de ese tipo de películas que parecen ser intrascendentes pero que sin embargo tocan sin duda alguna todo un mundo soterrado de lo que fue Hollywood en el momento de transición del cine mudo al sonoro. Este cambio produjo una catarsis inmediata, y una rebelión entre aquellos que hasta el momento habían sido estrellas rutilantes.

El cine sonoro conllevó la caída de actores como Valentino, y provocó la ira de directores o actores como Charles Chaplin que sentenció "con la llegada de la palabra el cine ha muerto". Muchos actores no pudieron ni supieron adaptarse a ese cine sonoro, que dió paso a muchas estrellas, algunas quedaron en la nada y otras por el contrario que dieron sus primeros pasos en esa època han quedado para la posteridad, es el caso de Montgomery Clift, Clark Gable o Gary Cooper y en el lado femenino la gran Greta Garbo, Barbara Lamarr o Norma Shearer.

 

En este película Billy Wilder, sabe imprimir ese aire de patetismo de los "juguetes rotos" que siguen viviendo en su propia fantasía, mentira, una locura sin fin que termina en la mayoría de los casos fatalmente. Muchos de esos juguetes rotos en la realidad tuvieron un final trágico, como fue el caso de Florence , o Baggot ambos cayeron en una espiral de alcohol y soledad hasta que acabaron suicidandose no pudiendo soportar el haber sido los "reyes" y de repente no ser nada. 

En el caso de El crepúsculo de los Dioses, Norma Desmond es una actriz retirada de los circuitos, una de las víctimas de la llegada del cine sonoro que sigue soñando con su rutilante carrera, cuando realmente está sentenciada y considerada un personaje patético. Se niega a reconocer su edad y se aferra a un joven al que quiere recluír en su vieja mansión para agarrarse a la vida, paga con dinero el amor y la compañía y lo que es peor paga la mentira.

El personaje que encarna William Holden es mezquino también, y refleja los efectos perversos de pagar amor y compañía con dinero. De todos modos a su manera es un personaje que como Norma Desmond tiene muchos demonios interiores y una locura no tan extrema como la "vieja rutilante estrella" pero que sin duda hace inevitable su final.

 

Eric Von Strohein en principio es el personaje más fiel a si mismo , que entrego su vida y su fama por amor (pero un amor loco y obsesivo que hasta provoca su propia humillación profesional y personal), fomenta la locura de la primera y él mismo crea y recrea para Norma Desmond y los demás una ensoñación de glamour y fantasía. La escena más brillante es sin duda la última con la bajada por las escaleras de Norma Desmond, todos se detienen a mirarla no por admiración (como cree ella en su locura) sino con pena y y temor. Sólo cuenta con la mirada tierna y sincera de  Max (Eric Von Strohein).

El planteamiento circular nos permite ver como en Crónica de una muerte anunciada, ver como los personajes sin remedio se dirigen al abismo.

 Es una película brillante tanto técnicamente así  como por la propia historia que nos plantea. Es un filme para reflexionar sobre la Fama y la autodestrucción de las personas al no aceptar lo que son, pasan a convertirse en "juguetes rotos" que si bien consiguen volver a la primera página, solo es debido a su casi siempre trágico y patético final.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Ismael -

Totalmente de acuerdo. Una gran película :)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres