Blogia
mientrashayaluz

Reflexiones utópicas by Mientrashayaluz

En los últimos años y  con la excusa de la lucha contra el terrorismo, el “mundo occidental” ha cometido actos que se pueden denominar como “atrocidades históricas”, la “guerra” e invasión de Irak, con un listado de muertos todavía indefinido, la “guerra en Afganistán”, y por supuesto el “genocidio” llevado a cabo por Israel (y apoyado por Occidente).

 

Está muy claro que el conflicto entre palestinos e israelíes tiene diversas aristas, y no vamos a caer en un reduccionismo estúpido, pero lo que está claro también es la desproporción de fuerzas y la tb desproporcionada respuesta a unos “cohetes” de fabricación artesanal. Hay un balance de más 300 muertos y parece que la cosa va ir a más, puesto que   hay miles de heridos (a los cuales no se les puede atender adecudamente por el bloqueo israelí a medicamentos y ayuda humanitaria) y otros tantos desaparecidos.

 

Contaba ayer un cooperante español en la zona, que la cifra de muertos podría aumentar mucho, ya que en la mayoria de las calles hay miembros de personas, que no se sabe a quien pertenecen y debajo de los escombros, han quedado sepultadas cientos de personas.

 

Me hace gracia (si es que algo puede hacerla ante tamaña sangría) la estimación de la ONU, de que de los 300 muertos, solo 51 son civiles. Esta afirmación desde el punto de vista analítico tiene tres aspectos a destacar:

 

1)      Es imposible que la ONU a dia de ayer supiera con exactitud que eran 51 muertos civiles, porque hasta ayer ningún organismo internacional, ONG, o cualquier otro tipo de entidad pudo entrar en la zona de Gaza, y no por la negación de Hamás (una falacia más de las que se contó a lo largo de estos días en nustros medios de comunicación), sino más bien por el “inmoral bloqueo israelí”.

 

2)      Se habla de 51 civiles para “cura de las conciencias” en cuanto que, sirve de excusa para seguir sin hacer nada más, que una condena a la violencia y una instancia a palestinos e israelíes a parar los ataques (¡ quién le diera a los palestinos poder parar algo!). Es algo así, como las personas que niegan el “cambio climático” o la “necesidad de reciclar” o que en algún país de  la África desonocida “pasan hambre” es la negación para poder curar la conciencia, y no ver que accedemos impávidos y en silencio al “horror”. Aún así 51 civiles son una barbaridad, pero desde el punto de vista pragmático de la ONU, son menos que 300.

 

 

3)      El desprestigio de la ONU, y ante tal ataque “a la paz mundial”(recordemos que en la ONU están presentes los supuestos “amantes de la Paz” o eso pone en su carta fundacional) ya que   no puede hacer otra cosa (no vaya ser que “papá EUA se enfade), niega la masacre.

 

Otra cosa que me ha dejado perpleja es la actitud de la U.E y de EEUU, justificando tamaña acción militar por los ataques de Hamás. Admitamos por un momento esto, la cuantificación de heridos y muertos por los “supermisiles palestinos” ha sido de un muerto (soldado israelí y cuatro heridos) y eso en los días de conflicto. En el caso israelí se ha hecho una contraofensiva con F-16 y bombardeos “masivos” (ni siquiera selectivos) con un balance de muertos todavía por determinar pero que ya superan los 300.

 

Tengamos en cuenta además, que acciones de este tipo, no son el remedio para acabar con un “terrorismo” que tiene sus raíces en el crecimiento de jóvenes en el odio, la barbarie y la impotencia; siempre habrá mártires dispuestos a hacer “pagar” , a llevar a cabo su “venganza”, su “ojo por ojo particular”; y aunque  manido el dicho de “La violencia genera más violencia”, tiene vigencia y valor (un valor demostrado por la experiencia histórica) la violencia nunca ha servido como instrumento de “paz” (por muchos ejércitos de paz que haya hoy en día).

 

Y no pensemos que ese “odio” va ir dirigido sólo contra los israelíes, en realidad la “comunidad internacional” (me refiero a occidente), está cavando su propia tumba con esas declaración de “repulsa formal” (“todos tienen la culpa”), como objetivos del fundamentalismo islámico, al cual por otra parte no le hacen falta argumentos para actúar contra “los infieles”, para más aún si los tiene.

 

La justificación para “no parar esta barbarie” de gran parte de la comunidad internacional es que “los terroristas” usan “escudos humanos”, y ello no va a ser un obstáculo para seguir la lucha contra el terrorismo”; es decir llegamos a que el “fin” justica “los medios”, con la justificación de acabar con el terrorismo, da bastante igual lo que nos llevemos por delante, sean niños, trabajadores o familias enteras.

 

Una justificación que también ha servido para imponer la “democracia del miedo” en casi todo el mundo occidental, cortando en muchas ocasiones parte de la libertad individual que ha estado presente en la “democracia burguesa” que es al base de la democracia capitalista en la que vivimos hoy.

 

Tal y como decía el príncipe de Lampedusa “algo debe cambiar para que todo siga igual” pero en este caso quizás lo que deberíamos exigir es que algo cambiara para que las cosas sean diferentes.

 

Desde mi punto de vista, el cambio primordial para “cambiar algo” es que la “Humanidad” comience a “trabajar” para ganarse tal apelativo. Si ya sé, soy utópica, pero la “esperanza es lo último que se pierde”

 

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

1 comentario

Alberto -

É unha vergoña!!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres