Blogia
mientrashayaluz

"Ningún imperio cae, si antes no se destruyó así mismo"

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

1 comentario

Isidoro -

Llevad la carga del Hombre Blanco—

Enviad adelante a los mejores de entre vosotros—

Vamos, atad a vuestros hijos al exilio

Para servir a las necesidades de vuestros cautivos;

Para servir, con equipo de combate,

A naciones tumultuosas y salvajes—

Vuestros recién conquistados y descontentos pueblos,

Mitad demonios y mitad niños.



Llevad la carga del Hombre Blanco—

Con paciencia para sufrir,

Para ocultar la amenaza del terror

Y poner a prueba el orgullo que se ostenta;

Por medio de un discurso abierto y simple,

Cien veces purificado,

Buscar la ganancia de otros

Y trabajar en provecho de otros.



Llevad la carga del Hombre Blanco—

Las salvajes guerras por la paz—

Llenad la boca del Hambre,

Y ordenad el cese de la enfermedad;

Y cuando vuestro objetivo esté más cerca

(El fin buscado para otros)

Contemplad a la pereza e ignorancia salvaje

Llevar toda vuestra esperanza hacia la nada.



Llevad la carga del Hombre Blanco—

No el gobierno de hierro de los reyes,

Sino el trabajo del siervo y el barrendero—

El relato de cosas comunes.

Las puertas por las que vosotros no entrareis,

Los caminos por los que vosotros no transitareis,

Vamos, hacedlos con vuestra vida

Y marcadlos con vuestra muerte.



Llevad la carga del Hombre Blanco,

Y cosechad su vieja recompensa—

La reprobación de vuestros superiores

El odio de aquellos que custodiáis—

El llanto de las huestes que conducís

(¡Ah, lentamente!) hacia la luz;--

“¿Por qué nos librasteis de la esclavitud,

Nuestra amada noche egipcia?”



Llevad la carga del Hombre Blanco—

Vuestra audacia no va a menos—

Ni llama ruidosamente a la Libertad

Para encubrir vuestro cansancio.

Por todo lo que deseéis o susurréis,

Por todo lo que hagáis o dejéis de hacer,

Los silenciosos y descontentos pueblos

Os estimarán a vuestro Dios y a vosotros.



¡Llevad la carga del Hombre Blanco!

Habéis hecho en días de infancia—

El laurel ligeramente concedido,

La fama fácil y sin fundamento;

Venid ahora, a buscar vuestra hombría,

A través de todos los años no agradecidos,

Fríos, aguzados con la costosa sabiduría,

El juicio de vuestros pares.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres