Blogia
mientrashayaluz

UN TIPO DURO PERO ENCANTADOR

UN TIPO DURO PERO ENCANTADOR

Este domingo para combatir el cansancio del viaje de vuelta de Madrid, he decidido ver una de esas películas que tanto me gustan en este caso una de las grandes obras clásicas del cine ganadora de 8 Oscars, incluidos los de mejor película y mejor actor, no es otra que LA LEY DEL SILENCIO (1954), el director no es otro que el controvertido ELIA KAZAN, para algunos un traidor, para otros un cineasta genial.

Lo cierto es que aunque protagonista de una de los hechos más bochornos del arte del s. XX nos ha dejado obras geniales , como fue el caso de UN TRANVÍA LLAMADO DESEO.

Pero en esta ocasión no me voy a centrar en el director de la película, sino en su protagonista uno de los grandes actores, sino el mejor de la historia del cine, el mito de la interpretación, el hombre de la sonrisa de “ensueño”, MARLON BRANDO.

El nombre de Marlon Brando que está ligado al Método Stanislavski, que guiaron a varias generaciones de actores, caso de James Dean, Montgomery Clift, Marylin Monroe, De Niro, Al Pacino…

Marlon Brando, Jr, Bud para sus amigos nació el 3 de abril de 1924, el mismo día que Doris Gray, en Omaha (Nebraska), hijo de MARLON BRANDO, viajante y de Dorothy Pennebaker una mujer con inquietudes artísticas. Desde pequeño fue el rebelde que después representaría multitud de veces en la gran pantalla. Conflictivo, indómito y atractivo encontró en la interpretación la auténtica válvula de escape. No fue a la Segunda Guerra Mundial tras haberse lesionado de adolescente en una academia militar (cuando llegó el conflicto de Corea su rodilla estaba mucho mejor, pero no le quisieron porque asistía a sesiones de psicoanálisis).

Influido por sus hermanas , decide mudarse con ellas a Nueva York en 1943, harto de malos profesores, de la frialdad de su padre, siempre fuera de casa, y de las borracheras de su madre, a la que muchas veces recogía tras una noche loca. Tal vez de aquel sufrimiento nació toda la profundidad y el dolor de sus trabajos.

En Nueva York se matricula en el Dramatic Wokshop of New School for Social Research de Edwin Piscator, donde coincide con Rod Steiger, antes de pasar al Actors Studio de la mano de Stella Adler.

Pasa por Broadway con la obra I REMEMBER MAMA, pero su gran estrellato llegó con UN TRANVIA LLAMADO DESEO, tras el cual se lo rifan en los estudios de Hollywood.

Sera sin embargo con LA LEY DEL SILENCIO (por la que obtuvo un Oscar), la que forja esa imagen de (involutario) portavoz de una generación rebelde que le perseguirá durante años. James Dean, Paul Newman, Steve McQueen e incluso Jack Nicholson no harán más que seguirle, algo que Warren Beatty reconoció admitiendo “Todos nosotros somos hijos de Brando”.

Sin embargo, Kazan nunca tuvo claro que Brando fuera un genuino representante del Método, porque el actor, por ejemplo, imitaba acentos, algo prohibidísimo en el Actors Studio. Lo que si asegrua Kazan es que Brando arruinó a dos generaciones de intérpretes: sus contemporáneos y los siguientes soñaban con emularle. Sólo tenía 30 años y ya era Dios. Tras todo una seria de éxitos, SAYONARA, EL ROSTRO IMPRENETRABLE, PIEL DE SERPIENTE, REBELIÓN A BORDO, LA JAURÍA HUMANA, EL PADRINO (con la que volvió a actuar tras tres años de retiro y por la que obtuvo un Oscar que rechazó), se retiró a Tetiaroa, su isla en la Polinesia, comprada en 1966 con sus ganancias acumuladas.

Quizás el momento más bochornoso y duro de su vida llegó con la acusación a su hijo Christian, al que se cree culpable del asesinato del novio y camello de su media hermana Cheyenne. Brando se vuelca con su familia, pero el chico pasará 5 años en prisión. Por cierto otro de su hijos, Miko, fue guardaespaldas de Michael Jackson. 

Su último papel en la gran pantalla fue en UN GOLPE MAESTRO (2001), junto con Robert De Niro, Edward Norton y Angela Basset. Algunas de sus últimas declaraciones sobre su profesión o Hollywood nos muestran a un Brando muy desencantado y cínico acerca del mundo del Cine.

Era conocido su carácter difícil y su ambición:  como ejemplo de esto último entre algunas otras cosas, en 1961 realizó una única incursión detrás de las cámaras con el western EL ROSTRO IMPENETRABLE, para lo cual tuvo que deshacerse del mismo Stanley Kubrick que era el director asignado originariamente.

Pero innegablemente es uno de los actores que han dejado personajes para la historia del cine, un gran actor, que ha dejado para el recuerdo, para nuestra memoria y para el futuro interpretaciones geniales y sobre todo UNA SONRISA HERMOSA.

Falleció el 1 de julio de 2004 en Los Ángeles (California), en su casa de Mulholland Drive, a causa de una fibrosis muscular.

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres